Horario: lunes - viernes - 8:00 - 18:00, sábado - 8:00 - 14:00
definición

¿QUÉ ES LA OBESIDAD?

La obesidad se define como el exceso de grasa corporal, y se cuantifica mediante el índice de masa corporal (IMC). Este índice se obtiene dividiendo el peso por la altura² : IMC (o IMC) = peso (kg) / altura²(m)

La definición de la obesidad mórbida responde a criterios específicos: IMC > 40 kg/m2 o IMC > 35 kg/m2, (con trastornos como diabetes, artrosis, aumento de los niveles de colesterol) y está sujeta a complicaciones mórbidas que afectan el pronóstico vital a medio plazo. En estos casos y a menudo después de que el tratamiento médico haya fracasado, algunos equipos ofrecen cirugía para limitar la ingesta dietética y provocar la pérdida de peso. Las dos técnicas más comúnmente utilizadas son la manga gástrica (o Sleeve) y el bypass gástrico. El médico debe evaluar cual es el momento adecuado para la intervención de acuerdo con el perfil psicológico del paciente, que siempre debe ser tenido en cuenta. Durante la evaluación preoperatoria, la intervención del psiquiatra se lleva a cabo en dos niveles; a él le corresponde determinar el tipo de comportamiento alimentario, la imagen corporal, el impacto social, familiar y sexual, que a menudo se han visto alterados en los sujetos obesos y se modifican después del tratamiento quirúrgico. Por otro lado, debe detectar posibles trastornos psiquiátricos que presenten una contraindicación a la cirugía: trastornos de personalidad, síndrome depresivo.

La intervención tiene éxito cuando se logra una pérdida de peso superior al 50% del exceso inicial. En promedio, la reducción se sitúa entre 45 y el 50% del exceso de peso inicial a los 6 meses, del 55 al 60% en un año y del 45 al 70%,dependiendo de las técnicas, a los 4 años. Durante este período postoperatorio, el psiquiatra se encarga de normalizar los hábitos alimentarios con una evolución hacia patrones corporales propios de sujetos no obesos. Los sujetos describen una resistencia significativa y espontánea a comer durante los períodos de estrés. Hay menos trastornos de la imagen corporal, los pacientes se vuelven más coquetos. Aumentan la autoestima, la confianza en uno mismo, la eficacia profesional e interpersonal y las actividades físicas. Finalmente, las relaciones y la satisfacción sexual adquieren una mayor calidad. Los efectos son duraderos y una observación prolongada permite objetivar el mantenimiento de esta mejoría; los episodios depresivos o ansiosos son menos frecuentes después de la cirugía.